WALLADA, LA ULTIMA PRINCESA OMEYA….

En una de las entradas anteriores al blog, hice alusión a un regalo que recibí de un entrañable grupo de amigos con los que desde hace dos, compartimos la noche de fin de año. Nos reunimos entre 30 y 35 personas entre padres, abuelos, hijos, nietos…. En fin, una noche especial y divertida en la que comemos las doce uvas bajo el limonero.

Este año me hicieron dos regalos muy especiales. En primer lugar, me enviaron una preciosa Kentia, una de las plantas preferidas de mi madre, que queda espectacular en el Salón del Piano.

KENTIA

Pero tras las uvas, me sorprendieron con un cuadro hecho en cerámica que tiene un especial significado. En el mismo, aparece representada la Princesa Wallada, la última princesa omeya, junto a sus versos más famosos:

Nací por Dios para la gloria

Y camino orgullosa mi propio destino

Doy poder a mi amante si descansa sobre mi mejilla

Y mis besos otorgo a quien los merece

 

El cuadro es obra de una de las mejores ceramistas que hay en esta ciudad, Carmen Bascuñana, y ese cuadro, el mismo, formó parte de la decoración cuando presenté el Patio al Concurso Municipal del año 2011, año en el que me concedieron el tercer premio. Esta realizado en tonos añiles, por lo que armoniza a la perfección con el resto del Patio.

Pero alguien se preguntará por qué es para mi tan especial ese cuadro. Ese año, además de otros adornos decorativos, se intercalaron con las macetas de la pared, azulejos con los nombres de cordobeses ilustres de todas las épocas: Maimonides, Almanzor, Séneca, Manolete, Elio Berhanyer….. Y me di cuenta de que ninguno de esos personajes era mujer. Y poniéndome a repasar la historia, no encontraba personajes femeninos que incluir. Y se me vino a la cabeza la historia de la Princesa Wallada, motivo por el que se realizó este cuadro.

Wallada fue una mujer especial, de gran belleza y fuerte carácter, que se desmarcó de la forma de vida del resto de las mujeres del siglo X. Se negó a llevar velo, nunca contrajo matrimonio y participaba en tertulias poéticas con intelectuales, dando muestras de su gran inteligencia y su valía como poetisa. Alcanzó una alta posición y las riquezas heredadas de su padre le permitieron llevar una vida independiente. En los filos de su túnica, llevaba bordados los versos arriba reseñados.

Abrió un salón literario, en una hermosa casa en torno a un Patio que se convirtió en lugar obligado de reunión para los intelectuales. Pero sobre todo, destacaba por el fomento del arte de la poesía, al que Wallada era muy aficionada.

Wallada vivió una tórrida y apasionada historia de amor con el poeta Ibn Zaydun. Eran famosos sus maratones de versos, en los que hablaban de su amor, ese amor que debían mantener en secreto.

Las intrigas del momento llevaron a Ibn Zaydun a traicionar el amor de Wallada con una esclava, dando la Princesa por terminada la historia de amor.

En recuerdo de aquel amor, se realizó lo que conocemos como el Monumento a los Enamorados, que se encuentra en el Campo de los Santos Mártires, donde podemos ver bajo un templete, dos manos que se unen pero nunca se tocan, ni apenas se rozan.

Lo he colocado en el callejón de entrada, donde estuvo la primera vez, entre las macetas de cintas, justo en frente de la salida de mi casa. Cuando salgo por las mañanas y lo veo, no puedo evitar sonreir.

Y ya sabes, si lo quieres ver, tienes que venir!!!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

One thought on “WALLADA, LA ULTIMA PRINCESA OMEYA….

  1. 3 marzo, 2017
    Responder

    Precioso!!! Sería estupendo proyectar , en este lugar, la Obra Dramático musical wallada el sueño de un poeta cordobés.

Post a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *